¿Porque esperamos el 7 de enero como agua de mayo? Nos encanta las rebajas, es más nos vuelven locas lar rebajas y como nos vuelven locas no podemos perder la cabeza a la hora de ir a ellas, tenemos que mantener la calma y si te es  difícil mantenerla sigue estos pasos para sobrevivir a las rebajas y no morir en el intento.

  1. Haz una lista. Así solo comprarás lo que necesitas y así evitas las compras impulsivas.
  2. Establece una ruta. Piensa a las tiendas a las que vas a ir y cuál es la mejor hora. Sin duda alguna la mejor hora es por la mañana a primera hora.
  3. Los objetos rebajados deben mostrar su precio original junto al rebajado, o bien indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja.
  4. Comprar en internet. A veces lo que buscas no está en la tienda. En Internet también hay rebajas y, a veces, con precios más competitivos que los de las tiendas físicas. Echa un vistazo y mira a ver si te conviene mejor comprar online.
  5. Los clásicos triunfan siempre. Apuesta por prendas y accesorios inmortales. No te dejes llevar por las tendencias.
  6. Coge tu talla. Y si no la hay, no cojas esa prenda, por favor. La frase típica de ´´yo me la llevo y adelgazo´´ es como no decir nada. Probablemente no lo harás nada y tendrás en casa una prenda de ropa que, simplemente, no te sirve.
  7. No dudes: en estas fechas hay que tener las cosas muy claras y no dejar espacio para la indecisión. Si deseas algo pero no lo tienes demasiado claro o piensas que aún puedes conseguirlo más barato, llévatelo a casa porque dentro de unas horas es muy probable que desaparezca para siempre.
  8. Ve cómoda. Vas de compras, y tienes que pensar que no puedes ir con mucha ropa encima, porque da mucha pereza quitarse muchas veces la ropa, así que calzado cómodo, un simple jersey con un abrigo, unos vaqueros y un bolso como para que te de facilidad de movimientos a la hora de ver las rebajas.
  9. Guarda los tickets. Nuca tirar los tickets, porque somos de volvernos a probar de nuevo la ropa cuando llegamos a casa, y en casa vemos distinta la ropa de cuando estamos en las tiendas.
  10. Fija un presupuesto. Si antes de salir de casa fijamos un presupuesto mucho que mejor. Si tenemos un presupuesto de ahí no se sale, y así evitamos las compras compulsivas y apostar por lo que verdad nos interesa.