Camisas y tops

En el siglo XVII las ciudades de Granada y Sevilla tenían las comunidades gitanas más numerosas de todo el Reino, influyendo muchas de sus costumbres y especialmente su folclore en la cultura andaluza.

Las camisas de Mi Jimena, son por defecto el sello de nuestra marca. Son unas camisas de cuerpo sencillo con unas mangas húngaras. Estas camisas la podemos definir en un estilo GIPSY, inspirada en la estética andaluza, de una mujer, sensual, femenina y colorista.

Sus tejidos son suaves, ligeros y con mucha caída. Para facilitar el suave y ligero movimiento de sus mangas, ahí está el verdadero encanto de nuestras camisas. El tipo de tela que podemos utilizar en nuestras camisas son: chifón, tul, gasa, organdí, pongee,…sus tejidos son livianos, semi-trasparentes, seda sintética fabricada en poliéster de peso bajo y medio.

Si hay un ejemplo de definición a la cultura gitana es sin duda en boca del poeta andaluz más universal, sin duda alguna hablamos de Federico García Lorca que dijo las siguientes palabras: “ El gitano es lo más elemental, lo más profundo, lo más aristocrático de mi país, lo más representativo de su modo y el que guarda el ascua, la sangre y el alfabeto de la verdadera andaluza universal.´´

Nuestras camisas se puede combinar fácilmente con cualquier prenda que tengáis en vuestro armario, siempre tenemos ese jeans que nos sientas tan bien, que estamos realmente cómoda con él y que nos estiliza tanto, ese pitillo inseparable de nosotras, un simple short, o una falda entallada de forma de lápiz, que marque la silueta femenina. Depende con que prenda lo quieras combinar ya puedes elegir un zapato u otro, ya sea unas bailarinas (más que un clásico, son un accesorio casi mágico a la hora de darle un toque elegante y femenino a cualquiera de tus estilismos. Recuerda que las puedes combinar con prácticamente cualquier cosa, aunque nuestro mix favorito es con pitillos tobilleros), con un clásico salón que ha sido un accesorio tirando a rancio y clásico, a accesorio clave y fashion en cuestión de una década, gracias a zapateros estrella y a iconos de moda. Los salones de inspiración años 50 son auténticos comodines. Piensa también en la cantidad de looks con los que podrás combinarlos: pitillos, jeans, falda lápiz… Las posibilidades son casi infinitas.